domingo, 6 de diciembre de 2009

Fábula del abuelo, el nieto y el burro

Una mañana un abuelo decidió ir a la feria que se celebraba en la cuidad a vender un burro. Enseguida su nietecito le pidió ir con el y así se fueron juntos. Al salir de la casa el abuelo le propuso al nieto ir caminando al lado del borrico ya que no quería que se cansara mucho el animal puesto que quería venderlo a buen precio, a lo que el nieto acepto.

Mientras caminaban tirando del burro se cruzaron con unos caminantes quienes, al verlos, comentaron: menuda tontería, mira que ir caminando pudiendo ir montados en ese burro. El abuelo entonces le preguntó al nieto si estaba de acuerdo con lo que había escuchado, a lo que el nieto asintió. Así que decidió montar al nietecito encima del borrico.
 
Mientras el abuelo caminaba tirando el burro y su nietecito montado, se cruzaron con otos caminantes. En esta ocasión, también escucharon lo que decían: "menuda desconsideración, mira que ir montado el niño en ese burro y dejar caminar al abuelo" El abuelo entonces le pregunto al nieto si estaba de acuerdo con lo que había escuchado, a lo que el nieto asintió. Así que decidió desmontar al nietecito y montarse el.

Mientras caminaba el nietecito tirando del burro y el abuelo montado se cruzaron con nuevos caminantes, quienes comentaron "menuda mala educación, mira que ir montado el abuelo en ese burro y dejar caminar al niño". El abuelo entonces le pregunto al nietecito si estaba de acuerdo con lo que había escuchado, a lo que el nieto asintió. Así que decidió que los dos viajarían montados en el burro.

Mientras el abuelo y su nieto iban montados, se cruzaron con unos caminantes, y en esa ocasión, como en otras, escucharon sus comentarios "menuda crueldad, mira que ir montados los dos en ese burro ¿lo querrán reventar?

El abuelo entonces le pregunto al nieto: ¿Como piensas tu que debemos continuar?


Comentarios: El objetivo del abuelo era vender el burro en las mejores condiciones para obtener mejor precio, pero se preocupó mas de lo que decían los demás, perdiendo su objetivo final. Si uno deja que una opinión influya de esa manera, es porque no se tiene claro el objetivo, mejor sería no volver a preguntar hasta no tener claro, porque la opinión de los demás cobra mas valor que mi propio objetivo.

Ambos, para satisfacer sus necesidades habían elaborado un plan que les reportaría satisfacerlas, y habían planificado la mejor forma de lograrlo. Las personas que opinaron, en general, no conocían lo que ellos estaban llevando a cabo y sus opiniones, aunque podían ser validas, se referían a lo que veían, que era solo una parte de lo que ellos estaban realizando. Ellos, al analizar esos comentarios parciales les parecían atendibles, pero no insertaban ese análisis dentro de su plan (que era lo que requerían para su bienestar) por lo que se desviaban de su horizonte.  Finalmente, lo que deberían hacer es retornar a su plan original y realizarlo, pues es lo que necesitan.

Pueden (y es bueno) recibir los comentarios, analizarlos y ver si aportan al objetivo, en cuyo caso podrían adoptarlos, pero si no aportan al objetivo final, por lógicos que parezcan deben descartarlos.

De la misma manera, cualquier empresa que llegue a definir una estrategia diferenciadora basada en sus ventajas competitivas, tendrá que tener claro que no podrá atender a todos los potenciales consumidores. Siempre habrá quien critique su oferta, pero es importante que los líderes de la organización sepan diferenciar si quien critica es quien forma parte del público objetivo real o es parte de aquellos segmentos que deben ser dejados de lado como parte de las definiciones estratégicas y la propia identidad de su modelo de negocio.

miércoles, 11 de febrero de 2009

La fábula del zorro, el león y el mono

Un zorro perdido en el bosque se tropieza con de unos huesos. De repente, ve a lo lejos la llegada de un león.

Usando su imaginación, roe los huesos mientras comenta en voz alta lo rico que estaba ese león que “acaba de de devorar”. El felino, al oir dichas palabras, huye del lugar.

Pero un entrometido mono ha visto todo, y corre a avisar al león, diciéndole que pueden volver al lugar sin peligro, ya que el zorro no es el cazaleones que él cree.

El zorro, al verlos acercarse, comprende la traición del mono, les da la espalda y dice “¿Dónde estará ese mono? Hace horas que le envié a por otro león” consiguiendo que el rey de la selva vuelva a huir.

Moraleja: en el mundo de los negocios hay que tener imaginación y creatividad para enfrentarse con éxito a los más fuertes.

martes, 10 de febrero de 2009

La fábula de la hormiga feliz

Todos los días, muy temprano llegaba a su empresa la hormiga productiva y feliz. Allí pasaba sus días, trabajando y tarareando una antigua canción de amor. Ella era productiva y feliz, pero no era supervisada.

El abejorro gerente general consideró que ello no era posible, así que se creó el puesto de supervisor, para lo cual contrataron a un escarabajo con mucha experiencia en JIT, Poka Yoke & Kan Ban. La primera preocupación del escarabajo supervisor fue organizar a hora de llegada y de salida y también preparó hermosos informes.

Pronto fue necesario contar con una secretaria para que ayudara a preparar los informes, así que contrataron una arañita muy picuda en PFMEAs que organizó los archivos y se encargó del teléfono. Mientras tanto la hormiga productiva y feliz trabajaba y trabajaba.

El abejorro gerente estaba encantado con los informes del escarabajo supervisor, así que pidió cuadros comparativos y gráficos, indicadores de gestión y análisis de tendencias. Entonces fue necesario contratar un gorgojo especialista en ISO 9000, SPC y GDT para el supervisor y fue indispensable un nuevo computador con impresora a color.

Pronto la hormiga productiva y feliz dejó de tararear sus melodías y comenzó a quejarse de todo el papeleo que había que hacer ahora. El abejorro gerente, entonces, consideró que era momento de adoptar medidas así crearon el cargo de gerente del área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz. El cargo fue para una cigarra “Black Belt” que alfombró su oficina se hizo adquirir un sillón especial. El nuevo gerente necesitó - claro está - un nuevo computador y cuando se tiene más de un computador había que tener una red local y por supuesto un ingeniero de sistemas , cargo que fue ocupado por un aguerrido piojo egresado de MIT, experto en Windows XP, Linux, Oracle, Debian, Ubuntu, PHP, DreamWeaver, Photoshop y MySQL. Con tanta información, el nuevo gerente de área, donde trabajaba la hormiga productiva y feliz, pronto necesitó un asistente, un grillo trilingüe con 5 años de experiencia en MRP que había sido su ayudante en la empresa anterior. Fue contratado para que le ayudara a preparar el plan estratégico y el presupuesto para el área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz. La hormiga ya no tarareaba sus viejas melodías y cada vez se le notaba más irascible. “Vamos a tener que contratar un estudio de clima laboral un día de estos” dijo la cigarra. Así que se contrató a una luciérnaga especialista en:
- Neurolingüística gerencial
- Sigan al líder
- El proceso de la comunicación eficaz
- Piense y actúe como Jefe
- De burócrata a Supervisor
- Planeación efectiva

Pero un día el gerente general, al revisar las cifras, se dio cuenta que la unidad de negocios (donde trabajaba la hormiga productiva y feliz), ya no era tan rentable como antes así que contrató al búho, prestigioso consultor de World Class Consulting Group, para que hiciera un diagnóstico. El búho estuvo tres meses en la empresa y pronto emitió un sesudo informe: “Hay demasiada gente en este departamento…” Así el gerente general siguió el consejo del consultor y … despidió a la hormiga productiva y feliz.

Moraleja: Si eres hormiga productiva y feliz, instala tu propia empresa y olvídate de los demás.

Tomado de hermes-blog (http://juangabrielcendales.com/2008/02/20/fabula-de-la-hormiga-feliz/)

lunes, 9 de febrero de 2009

Fábula del Trabajo en Equipo

En una empresa el León (Gerente de Selva S.A.), buscaba el mejor camino para el logro de la excelencia y convoco a sus ejecutivos a una convención, en la que todos participaron activamente durante 3 días.

La reunión se oriento a los "Factores de Éxito" por fortalecer.

El Conejo propuso que para lograr la Excelencia todos debían estar preparados para correr veloces a fin de no ser presa del peligro.

La Ardilla propuso desarrollar la capacidad de trepar y escalar ya que desde lo alto de los árboles podía verse todo con mas amplitud.

Un Pato indico que lo mas importante era la capacidad de nadar para atravesar los ríos de Selva S.A.

El Águila señalo la capacidad de Volar como el elemento clave para el desarrollo del éxito.

Así lo hicieron el resto de los animales señalando otros atributos sumamente importantes tales como la capacidad de ver en la oscuridad, o tener colmillos y garras fuertes, etc.

Ante la diversidad de ideas se conformo un consejo consultivo y seleccionaron los elementos de éxito:

Correr, escalar, nadar y volar.

Acto seguido el León (Gerente) encargo a su departamento de entrenamiento para preparar al resto de animales en el dominio de esas capacidades.

Por mas que practicaron, no lograban su cometido.

El Pato excelente en natación tenia dificultades para correr y se quedaba fuera de hora para practicar, como corría lentamente tenia menos tiempo para nadar y pro ultimo las patas se le hincharon y dejo de nadar por descanso.

El Conejo, gran velocista entro en stress tras la frustración de no poder nadar.

La Ardilla, excelente en el arte de escalar, se lesiono en las clases de vuelo y también saco notas muy bajas en carrera y natación.

Al mes se presentaron las evaluaciones y tras el desencanto el León bastante molesto indico que todo quedara como antes.

El Mono propuso la siguiente MORALEJA :

Aprendamos de esta experiencia, para enfrentarnos a la Nueva Era, lo mas importante es la capacidad de trabajar en equipo, colaborando y cooperando unos con otros.

Debemos participar sumando nuestras cualidades a la de los demás, actuando cuando seamos necesarios, tras el mismo objetivo.

Esto va a ser mas apropiado que tratar de mejor lo que hacen los demás.

Tomado de "Fábulas para la Empresa" (http://www.geocities.com/wialo_al/fabula.htm)